POESÍA


EL HUMO DE MI PIPA
   SI, por entender que el tiempo vuela,  
   regalo y sumo vivencias a mis deseos,
   en olvido de la intensidad del instante único e infinito
   de un paso, una parada, una huella sobre la arena
   o el humo de mi pipa,
   llegará esa mano que me abra la puerta a la antesala
   y me conduzca a esa otra habitación
   llena de muebles y tesoros, de papeles, libros,
   todos los libros y telas de araña, sombras,
   como cortinas del techo al suelo, de pared a pared,
   donde la humedad cobija a quien lo quiere todo
   en compañía, sólo, de animales nocturnos.
   Finalmente, esa misma mano me hablará
   para decirme: "He ahí, todo es tuyo".
   Mientras, ya sin manos porque huyeron tras el humo de la pipa,
   no podrá alcanzar todo aquello y sí entender cómo el tiempo,
   sin esfuerzo alguno, alarga los dedos de mis manos
   entre raíces, humildes y sin nada, bajo la tierra.


MIGUEL GALANES


Fecha de publicación 29-12-2005
www.000webhost.com